La dificultad de decir lo que se ve en el Tarot

Escrito el 26/Febrero/2007 por

Mucha gente piensa que a la hora de echar las cartas la dificultad está en ver las cosas ocultas, adivinar el futuro y esas cosas... Lo cierto es que más que eso, lo difícil es decir lo que se ve de una manera objetiva, con tacto y sensibilidad; es fácil dejarse llevar por los sentimientos o la compasión y querer dulcificar un futuro difícil, o andar con rodeos sin decir algo duro que se aproxima claramente.

Consulta del Tarot de otros tiempos

Nunca hay que olvidar que el objetivo de echar las cartas debiera ser ayudar a la otra persona, para lo cual es necesario decirle lo que vemos, pero también hacerlo de una manera constructiva e intentando dejar siempre un camino abierto por el que pueda ir, raras son las situaciones en las que no se puede hacer absolutamente nada de nada.

Por esto mismo, es muy delicado echar las cartas a personas cercanas a nosotros, ya sean amigos, familiares o conocidos de estos... realmente es un compromiso incómodo, al menos para mi, porque a menudo en la tiradas se ven cosas íntimas o delicadas que socialmente se supone que no debemos de hablar con esas personas; por ejemplo es bastante delicado ver en las cartas las intimidades sentimentales de tu suegra, o de un amigo de otro amigo...

La experiencia me enseña que estas personas a menudo esperan una respuesta superficial e intrascendente, como las secciones del Horóscopo de los periódicos, y por mucho que les adviertes previamente no se dan por enterados de que esto es una cosa sería, donde se ven temas delicados que pueden preferir no tener que hablar conmigo.

Yo pienso que entre los peligros que ha de sortear un tarotista este es uno de los más importantes, el no caer en la tentación de intentar ver o dejar de ver según que cosas para no "disgustar en exceso" a la persona que estamos atendiendo. Además, mi experiencia me enseña que, si las cosas se dicen con tacto y de manera constructiva, muchas veces son este tipo de tiradas y respuestas las que más ayudan a la persona que atendemos, aunque al principio pueda resultar una pequeña sorpresa desagradable, una vez pasado el mal trago inicial se pueden ver las cosas desde una perspectiva más amplia y objetiva, y por tanto obrar mejor.

Además, en estos casos nunca suele tratarse de tener fe ciega en lo que dicen las cartas o un tarotista, sino que lo que se ve suele tener una clara demostración empírica en los hechos que se conocen, y de esta forma, al pararnos a contrastar esos hechos con lo que dicen las cartas, es como podemos sacar conclusiones firmes y sólidas para afrontar la situación en cuestión.

Por poner un ejemplo, si una persona se dispone a invertir todos sus ahorros en un proyecto determinado, y al echar las cartas se ve que es fácil que le salga mal porque este subestimando los costos y gastos que va a tener para poder llevar el proyecto a buen término, no se trata de tener fe en que las cartas dicen que ese negocio va a salir mal, sino que hay que hacer números y pedir consejo a personas expertas en la materia, y muy seguramente al final se verá objetivamente que se había subestimado el dinero necesario para dicho negocio.

Lo que dicen las cartas nunca son dogmas de fe, y siempre hay que buscar sus apoyos en la realidad conocida, si no se encontrasen esos apoyos (no suele ser difícil) habría que pensar que algo no ha funcionado bien.

 

Donar con PayPal

 


Todavía no hay comentarios.

 

Nombre
Email (opcional)

 

6 + 8 ?

Las publicaciones nuevas requieren la aprobación del moderador.

Nacho, el autor de esta web

Nacho (el autor de esta web)

En otros tiempos informático, desde 2004 vivo de una forma más coherente conmigo mismo, siendo esta web consecuencia directa de ello, la creé para promocionar mi consultorio y acabé hablando de todo tipo de cosas.

Nací en España hace 45 años, y hace mucho que no llevo una vida "normal", primero viví en un barco durante 10 años, luego en una remota aldea azoriana, y desde junio de 2022 estoy en Argentina en busca de nuevos horizontes.

Puedes ver mi perfil completo aquí, o subscribirte a mi boletín aquí.

Algunos derechos reservados | Contacto

Las Cartas de la Vida © 2004-2024